Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

162. A las puertas del centenario de Miquel Marqués

Diario de Mallorca , 19 de abril de 2017 En 2018 se cumplirá el centenario del fallecimiento de uno de nuestros compositores más insignes: Pere Miquel Marqués García (Palma, 1843-1918), figura que antaño gozó de gran popularidad y prestigio gracias a sus contribuciones al mundo escénico. Durante décadas su memoria se ha mantenido gracias a un solo fragmento: el preludio del acto 3º de su zarzuela El anillo de hierro (1878), perfecto ejemplo del buen hacer de Marqués como compositor y una obra paradójicamente lejos de los tópicos tradicionalmente asociados al género zarzuelístico. La pieza atesora un intenso lirismo que ha perdurado a través de los años sin envejecer, gracias al cual ha mantenido un lugar habitual dentro de nuestro repertorio local, especialmente en el mundo de las bandas. La intensidad de sus pasajes parecen evocar el alma isleña y aspiraría perfectamente a la categoría de himno popular (letra aparte), tal como Verdi, Haydn, Grieg o Sibelius lograron en su tiempo y

161. Miguel Marqués : El Beethoven mallorquín aclamado en Europa

Diario de Mallorca , 9 de abril de 2017 Suplemento dominical La Almudaina, núm. 797 Texto: José Jaume Está a punto de cumplirse el primer centenario de la muerte de Miguel Marqués, el primer español que compuso obras sinfónicas, además de zarzuelas ‘grandes’ Toparse en el siglo XIX con un compositor español de obra sinfónica era tarea poco menos que imposible, puesto que no los había. En España podían hallarse autores de zarzuelas. pero pasar a la música sinfónica eran palabras mayores. Europa miraba a España y a su “género chico” con indiferencia cuando no con displicencia. Pero el páramo no era absoluto, puesto que un mallorquín fue capaz de componer, en el lapso de una década, cinco sinfonías consiguiendo que alguna de ellas se interpretara en los grandes teatros de Europa. Su nombre está hoy olvidado, salvo en los círculos de los iniciados. Se llamaba Miguel Marqués, y aunque fue declarado hijo ilustre de Palma y tiene una calle que lleva su nombre, es un gran desconocido. Por ello