106.- Barack Obama y la sanidad española

El Mundo-El Día de Baleares, 18 de marzo de 2009
Última Hora, 26 de marzo de 2009

Una de las iniciativas más revolucionarias -pero menos conocidas- del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es la profunda reforma del sistema sanitario estatal. A pesar de ser el país más rico y poderoso del mundo, la cobertura sanitaria del país deja de atender hasta 47 millones de estadounidenses, obviamente de las clases menos favorecidas. A ello hay que añadir las abusivas condiciones de los seguros de salud que, según Obama, obligan cada año a millón y medio de familias a vender su casa para poder pagar su seguro médico. Una grave desigualdad en materia de derechos sanitarios, y por ende civiles.

Estados Unidos ha buscado referentes para su implantación, y ha mostrado gran interés por el sistema sanitario español. Especialmente por el modelo de atención primaria -inexistente en su país-, y por el sistema de asistencia continuada. Desde 2008 ha habido contactos al más alto nivel en los que ha participado el mismo Ministro de Sanidad, Bernat Soria, para estudiar el funcionamiento del sistema sanitario español. Y últimamente hay que añadir los mantenidos con la nueva secretaria de Salud (equivalente al Ministerio de Sanidad español), Kathleen Sebelius, designada por Obama para poner en marcha el proyecto.

Obama ha retomado el proyecto que Hillary Clinton tuvo que abandonar en 1993: construir un sistema sanitario, universal y gratuito, para toda la ciudadanía estadounidense. Un extremo que en el país de la libertad nunca se ha conseguido y que arrastra décadas de retraso respecto al Estado de Bienestar europeo. Quizá en un futuro desaparezcan los fallecimientos por falta de asistencia sanitaria, un derecho vedado a quienes no disponen de recursos económicos, y algo impensable en nuestro país.