48.- Derecho a un entierro digno

Diario de Mallorca, 17 de febrero de 2008
Última Hora, 11 de marzo de 2008

Según datos recientes, en el año 2008 hay más de 30.000 personas de religión islámica residiendo en Baleares. Y, a pesar de estas cifras, todavía no existe un cementerio donde puedan enterrar y honrar a sus muertos según su religión y costumbres. ¿Qué puede hacer este colectivo para integrarse, si debe enviar a sus fenecidos a su país de origen porque no disponen de ningún nicho en su tierra de acogida?

Tampoco existe ningún templo de grandes dimensiones y gran capacidad para esta comunidad de creyentes. ¿De qué manera pueden sentirse a gusto, erigiendo mezquitas en pequeños locales mal habilitados y casi ocultos? aún sin ser practicante, cualquier musulmán notaría una desigualdad manifiesta en nuestro país, oficialmente laico.

Se alzan voces reclamando que los hijos de castellanohablantes puedan ser escolarizados en castellano, si los padres lo desean. Ninguna de estas voces reclama esto mismo con el árabe ¿sus hijos no tienen también derecho a ser escolarizados en su lengua materna, o al menos a la presencia de su lengua en los currículums escolares? sea o no pedagógicamente viable, sería justo pedirlo. Y no se pide. Tal vez no dé votos.

En cambio, con frecuencia se plantea que las mujeres no lleven velo en las escuelas ¿es necesario basar la integración en acatar normas, prohibir usos, o limitar costumbres? En Baleares aún no pueden enterrar a sus seres queridos, ni pueden rezar en un lugar digno, ni sus hijos pueden estudiar en su lengua. Y aún nos quejamos ¿qué más han de hacer?

Todo esto vale también para la comunidad china, centroafricanos, rumanos, búlgaros, indios... no niego que sea difícil; tal vez imposible. Pero la convivencia requiere unos mínimos de habitabilidad que, en el caso del colectivo musulmán, no se cumplen.