18.- Pactos a corto y largo plazo

Última Hora, 7 de junio de 2007
Diario de Mallorca, 15 de junio de 2007

Tanto PP como UM son intereses que se odian y se necesitan mutuamente. La reedición de su pacto de gobierno sería muy beneficioso para ambos, satisfaciendo sus intereses comunes no exentos de roces; pero que nunca pondrían en peligro su pacto general. Esta es la opción más lógica y viable. Pero esta vez el PP ha ido más allá: ha intentado borrar del mapa a UM, dejando un ambiente postelectoral entre ellos de tierra quemada. Esto puede hacer que UM vaya más allá del beneficio inmediato y opte por una segunda opción: el pacto con el PSIB y el Bloc.

Cuando se gestó el Pacte de Progrés, el PP perdió el Govern y los consells de Eivissa-Formentera y Menorca. Pero conservó Palma, importantes municipios, y en Madrid gobernaba Aznar. Ello sirvió para sostener al PP balear. Pero ahora no gobiernan en Madrid, y allí su discurso dista mucho de la moderación del gobierno Aznar. Se han perdido los consells de Menorca, Eivissa y Formentera, mayorías absolutas en municipios importantes, y en otros UM es clave para decidir mayorías de uno u otro color. Es decir, el PP podría quedarse con una cuota de poder mínima desde 1983.

Sus líderes actuales quedarían eclipsados por los triunfadores de estas elecciones: Carlos Delgado en Calviá y Pere Rotger en Inca. Ambos representan sus extremos ideológicos: el españolismo agresivo de Delgado y el suave catalanismo de Rotger. Ambos son carismáticos y de fuerte carácter, y como tales aglutinarían corrientes opuestas que acentuarían su crisis, máxime si en las generales del 2008 Rajoy volviese a perder. En fin, la red de clientelismos e intereses tejidos por el los populares buscarían cobijo en UM, que ocuparía su espacio hasta intercambiarse sus papeles actuales.

Esta segunda opción es beneficiosa para UM sólo a largo plazo, ya que debilita al eterno rival despojándolo de su poder, acentuaría sus tensiones internas, y propiciaría su caída. Ante este abismo, el PP debe estar deseando el "perdón" de UM y darle lo que sea, a pesar de haber machacado a los uemitas de manera brutal. Si ahora el PP ve feo que todos se unan contra él, debería pensar cómo ha tratado a los demás durante años. Como nos decían de niños, "no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti".